miércoles, julio 11, 2007

Ecos, entrada 3

Recibimiento


Nethlefaust empezaba a preocuparse. Dada su precipitada huida, él y Neriana se veían en el bosque, bajo la lluvia y sin siquiera el equipo básico para acampar. Se hacía tarde y empezaban a estar cansados. Como luchador acorazado estaba acostumbrado a las largas campañas militares, pero ir cargando con su armadura sobre un suelo resbaladizo en una noche tormentosa, sin caballos y en medio de la nada resultaba una dura prueba. Neriana no tenía tantos problemas. Al ser una infiltradora estaba preparada para atravesar terreno difícil, pero no de forma tan prolongada y sin un objetivo claro en mente. Se encontraban en una situación poco envidiable, en la que toda su experiencia en combate y sigilo no les servía de mucho.

-Maldita sea…- protestó al tropezar con una raíz, manteniendo el equilibrio a duras penas.

-Deberías pasarme algunas de las piezas de tu armadura- aconsejó su compañera- si te caes al suelo con todo esto a la espalda quedarás aplastado…

-No.- contestó él, con firmeza- Tú no estás tan acostumbrada a este peso y realmente necesitamos movernos deprisa en busca de un refugio. Si nos quedamos por aquí seremos presa de los bandidos, los lobos, o los pueblerinos que puede que aún nos vengan detrás.

Neriana se encogió de hombros.

-Sigamos pues -dijo- no deberíamos tardar mucho en llegar a la cima de esta ladera. En momentos como este se echa en falta la habilidad de Ávalan para moverse por el páramo…

-Y la de Nylon para conjurar luces de la nada… Espero que estén bien...-dijo, y siguió adelante, solo para resbalar en el barro y darse de bruces contra un pino. –…porque quiero encargarme personalmente de partirle la cara a ese mago de los cojones y enseñarle a probar conjuros experimentales en zonas pobladas...- Añadió en un tono notablemente más irritado. El penoso ascenso siguió en silencio.

Al llegar a la cima de la colina quedaron sorprendidos y aliviados al encontrarse con una enorme e imponente mansión. Los truenos retumbaban por todo el valle, causándoles un sentimiento siniestro y el edificio era viejo y destartalado, pero cualquier cosa parecía mejor que pasar la noche al raso con un tiempo como ese.

Se dirigieron rápidamente a la imponente y maciza puerta principal, que pese a mostrar abolladuras seguía pareciendo resistente.

-Hmmm…- murmuró el luchador- ¿Puedes echarle un vistazo a la cerradura?

Neriana sacó sus ganzúas del fardo y empezó a hurgar con ellas en el hueco de la llave, intentando encontrar una manera de hacer saltar el mecanismo… pero no hubo suerte.

-Parece que la cerradura está rota, y si estas pensando en lanzarte contra la puerta, yo no me molestaría en intentarlo. Si de algo entiendo es de puertas y ésta no es de las que ceden fácilmente.

El guerrero frunció el entrecejo y resopló. No parecía que fuera a dejar de llover en breve, así que entrar en la casa era imperativo.

-Vamos a rodear el edificio- dijo al fin- con suerte encontraremos otra forma de entrar.

Neriana no parecía tan segura.

-No se…- dijo- ¿Te has parado a pensar lo que estamos apunto de hacer? Quiero decir… este edificio en estas circunstancias…

-Ya lo sé- interrumpió Nethlefaust- pero la verdad es que nos quedan pocas opciones. Si nos quedamos aquí a la intemperie sin un refugio decente… Prefiero correr el riesgo.

-Supongo que tienes razón… No tenemos equipo de acampada, así que pasar la noche al raso en un día como éste no es una opción.

El luchador asintió.

-Vamos pues… Rodearemos la casa por aquí. Sígueme.

Dicho esto se dirigieron a su izquierda, peinando el perímetro de la casa con la pared a su derecha. La densa lluvia y la oscuridad no les dejaba apreciar mucho más allá de unos metros, así que aparte del ruinoso muro del edificio y sus entablonadas ventanas no podían distinguir más que unos metros de suelo cubierto de hierbajos y los restos de lo que en otros tiempos fueron setos decorativos. Finalmente se toparon con lo que parecía ser la trampilla de salida de un sótano.

-¿Y bien?- preguntó Nethlefaust, después de que Neriana la examinase.

-No está cerrada. Parece que la ataron hace tiempo con una cuerda pero está completamente podrida después de tantos años. Ni siquiera he necesitado usar la daga para romperla.

Entre los dos tiraron de las puertas dobles que, tras una leve resistencia inicial, se abrieron con un fuerte chirrido al saltar viejas clapas de óxido de sus bisagras. La entrada quedó abierta, descubriendo unas escaleras de madera carcomida que se perdían en una densa oscuridad.

-Hmmm…- murmuró el guerrero, repentinamente indeciso- No tenemos ningún modo de iluminar eso, ¿verdad?

-Las lámparas se las llevaron los otros dos- contestó Neriana, menos inquieta por la oscuridad que su compañero. -¿Qué hacemos pues?

En ese momento el viento pareció soplar más fuerte y la lluvia les azotó con crueldad.

-Qué remedio…- acabó por decir el luchador, y se adentró en la negra boca a la vez que desenvainaba su espada.

Unos pasos más adelante comprendió que el arma no le serviría de mucho. Aún así no la envainó, ya que en ese oscuro ambiente realmente necesitaba la fuente de seguridad psicológica que le suponía. Tras unos pocos peldaños pisó lo que parecía ser un suelo de piedra. Miró alrededor, entornando los ojos como si eso le fuera a servir de ayuda, pero no logró ver nada. En el exterior ya habían tenido graves problemas para ver en esa noche lluviosa, pero allí abajo realmente estaban ciegos como topos. De pronto y sin previo aviso algo le embistió por detrás, lanzándole al suelo entre exclamaciones de sorpresa.

-¿Se puede saber por qué te has parado de repente?- espetó Neriana mientras se incorporaba tosiendo a causa de la nube de polvo que acababan de levantar.

-¿Qué por qué me he parado?- rugió Nethlefaust, indignado- ¡¿Cómo esperas que vea algo en esta oscuridad del demonio?! ¡Necesito algún tiempo para que mis ojos se acostumbren a la falta de luz!

-¡Eso puedo entenderlo, pero no te pares de repente, que yo voy detrás de ti!

Esperaron un rato a que los ojos de Nethlefaust se acostumbrasen a la oscuridad, pero tras la caminata por los bosques sus pupilas se encontraban tan dilatadas como permitía la garantía, así que la mejora de visibilidad fue prácticamente nula.

-Nada.- dijo Neriana al fin- Supongo que aquí abajo no moriremos de frío, pero si tenemos que pasar toda la noche en este estado de tensión creo que antes de que amanezca nos habremos vuelto locos. Mejor será intentar encontrar una fuente de luz aunque sea a tientas.

-Tienes razón…- concedió el luchador- Vamos a ver si encontramos algo por aquí…

Ambos se levantaron lentamente y empezaron a caminar con paso vacilante a través del oscuro sótano, tanteando temerosamente a su alrededor. Tras unos minutos topando con objetos difíciles de identificar, un horrible gruñido les puso los pelos de punta y algo se abalanzó sobre Nethlefaust, quien instintivamente levantó su arma y atacó con todas sus fuerzas al agresor, que retrocedió momentáneamente con un claro ruido carnoso, solo para escasos momentos después volver a lanzarse sobre el espadachín con el mismo grito espantoso.

-¡Nethlefaust!- gritó Neriana- ¡Salgamos de aquí! ¡En la oscuridad somos presa fácil para cualquier cosa!

-¡¿Sí, pero por dónde hemos entrado?!- preguntó éste, con una clara nota de terror en su voz, mientras acuchillaba frenéticamente a su atacante que no parecía dispuesto a retroceder.

-¡Por aquí hay unas escaleras!- gritó Neriana- ¡Sigue mi voz!

Nethlefaust propinó al ser un espadazo particularmente fuerte y saltó en pos de la voz de su amiga, encontrando, en efecto, unas escaleras. Las subió rápidamente hasta llegar a una estancia débilmente iluminada, donde le esperaba Neriana, que cerró la puerta en cuanto él la atravesó.

Etiquetas:

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Heeeeeeeeeeeeeeeeeeeey!

Després de molts patiments, perquè no sabia com deixar-te un post e el blog... (ja sé que és una mica penós... que hi farem...)


Per fiiiiiiiiiiiii! ho9 he aconseguit!!


Espero que t'ho passis moolt bé per Shangai i que ens pooooortis moltes coses jeje ^___________^


Apa ja t'he comentat... ja no et podràs queixar xD


Per cert... lo de emo... "You must be Emoooo!!" xD


Així et torno la pilota juas



Vagi mooooooolt bé!


Kisses**



Saku*

12:08 a. m.  
Blogger BeaKManiak said...

Per fi m'ho he pogut llegir! Aquest cop ho he copiat en un Word per no deixar-m'hi la vista XDD

Molt xulo, estaré a l'espera del següent capítol :P

10:32 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

eXTReMe Tracker